Los aceros inoxidables son aleaciones Ferro-Cromo, esto significa que contienen el suficiente cromo para darles las características de inoxidable. Además, muchas aleaciones contienen Níquel para mejorar la resistencia a la corrosión y mejorar las propiedades mecánicas.

Veamos sus principales características y aplicaciones según los tipos de acero inoxidable.

Tipo de acero inoxidable Características Aplicaciones
Austenítico No magnéticos
Excelente soldabilidad
No admiten temple
Industria alimentaria y farmaceutica
Industria química y petroquímica
Elementos de fijación, tornillos tuercas, arandelas
Ferrítico Magnéticos
Discreta o poca soldabilidad
Estampabilidad buena
Parcialmente endurecibles
Electrodomésticos
Industria Automobilistica
Cubiertos
Martensítico Magnéticos
Endurecen por temple
Elevada dureza
Resistencia al desgaste
Cuchillería
Discos de freno
Instrumentación quirúrgica

A pesar de su denominación “Inoxidable”, los procesos de corrosión pueden darse de forma bastante habitual si no elegimos adecuadamente el tipo de inoxidable, o no protegemos correctamente la fijación de elementos que puedan ser contaminantes.

Los aceros inoxidables austeníticos son los más utilizados en tornillería. El AISI 304 o A2 es el mas popular, se utiliza en la construcción de maquinaria, mobiliario urbano, luminarias, alimentación… Sin embargo esta aleación en determinados medios, sobretodo en aquellos que contienen cloruro y en ambientes altamente salinos, es propensa a una forma de corrosión que llamaremos corrosión por picado y corrosión por rendija. En estos casos el AISI 316 o A4, cuya aleación incorpora el Molibdeno para disminuir estas formas de corrosión, sería el más adecuado.

La corrosión intergranular puede aparecer en zonas afectadas por procesos de soldado o por estar expuestos a altas temperaturas, en estos casos la utilización de aleaciones con muy bajo porcentaje de carbono AISI 304L y 316L serían los mas recomendables.

Un elemento que debemos tener en consideración cuando realizamos una unión atornillada es la tipología de metales que la componen, de lo contrario puede aparecer la corrosión galvánica o bimetálica. Este es un proceso electroquímico en el que un metal se corroe al estar en contacto directo con un tipo diferente de metal (más noble), y ambos metales se encuentran inmersos en un electrolito o medio húmedo. Algo similar ocurre cuando una pequeña partícula de acero al carbono, cobre o una escama de oxido se incrusta en el acero inoxidable. Este fenómeno se denomina corrosión por contacto.

TORNILLERIA EN ACERO INOXIDABLE

Por último debemos evitar la corrosión por fatiga. La utilización de AISI 316L o el Bumax 88 y 109 que pertenece a una gama de Acero inoxidable de altas prestaciones puede ser una buena solución.

Existen muchísimas aleaciones y cada una es la más indicada para una determinada aplicación. Los materiales antagonistas, la temperatura de trabajo, la resistencia mecánica o la compatibilidad con el medio en contacto condicionaran la mejor elección.

En un próximo artículo hablaremos de  las aleaciones tipo Hastelloy, Monel, Inconel, Duplex, Super Duplex, AISI 317L, Incoloy, Nitronic, etc.

Déjanos tu correo electrónico y recibirás cada mes un resumen de los mejores posts

Suscríbete en nuestro blog

Suscríbete en nuestro blog y recibirás las últimas novedades y noticias del mundo de la tornillería y las fijaciones industriales

Al hacer click en el botón 'QUIERO SUSCRIBIRME', manifiestas que has leído y aceptas nuestra Política de privacidad y cookies
Deseo recibir información de Tormetal