La apuesta por una industria más verde, eficiente y sostenible tiene mucho que ver con el concepto de reparación. Antes de optar por piezas de reemplazo cuando un sistema o equipo se ve dañado es importante replantearse el problema y buscar soluciones que no generen más residuos por desechos.

Por lo anterior, desde Tormetal hacemos especial hincapié en aquellos componentes que os podrán ayudar a reparar vuestros equipos sin necesidad de sustituir la pieza deteriorada siempre y cuando esto sea posible.

En esta ocasión, os presentamos los insertos de reparación para roscas DIN 8140. Es posible que ya los conozcáis por nombres como HELICOIL® y AMECOIL®; estas nomenclaturas, en realidad, responden a los nombres utilizados por las marcas que los fabrican.

Claves en el uso de los insertos para reparación de roscas DIN 8140

Un error común al apretar un tornillo es hacerlo en exceso y que lo pasemos de rosca. Si el tornillo es blando y al apretarlo demasiado hemos perjudicado los hilos de rosca, la solución es sencilla: utilizar otro tornillo y corregir el grado de apriete. Sin embargo, cuando lo que se ha visto dañado es el alojamiento, la labor de reparación se complica.

En situaciones como la descrita, antes de sustituir la pieza deteriorada por otra nueva, desde Tormetal recomendamos contemplar la posibilidad de reparar la rosca. Es aquí donde entran en juego los insertos roscados DIN 8140. Veámos cómo proceder para su instalación.

Cómo instalar los insertos roscados DIN 8140

Los insertos roscados sustituyen la rosca original. Para instalarlo debemos seguir las pautas específicas para cada métrica. El primer paso es eliminar la rosca original taladrando el orificio de nuevo.

Seguidamente, con una terraja o macho de roscar, conformaremos una rosca de dimensiones específicas para alojar la cara exterior del inserto.

Acto seguido, con la herramienta adecuada, alojaremos el inserto roscado en la rosca que acabamos de conformar. La cara exterior del inserto se apoyará en esta nueva rosca, mientras que la cara interna del inserto se corresponde ahora con la rosca original.

Finalmente, con la herramienta oportuna, romperemos la parte del inserto que nos ha permitido instalarlo, dejando una rosca lista para alojar el tornillo que queríamos instalar originalmente y con totales garantías.

 

Como véis, reparar una pieza de alojamiento dañada con los insertos roscados DIN 8140 es un proceso sencillo. En Tormetal contamos con un amplio stock en estas soluciones y otras fijaciones. Contáctanos sin compromiso.

Déjanos tu correo electrónico y recibirás cada mes un resumen de los mejores posts

    Suscríbete en nuestro blog

    Suscríbete en nuestro blog y recibirás las últimas novedades y noticias del mundo de la tornillería y las fijaciones industriales

    Al hacer click en el botón 'QUIERO SUSCRIBIRME', manifiestas que has leído y aceptas nuestra Política de privacidad y cookies
    Deseo recibir información de Tormetal